Saltar al contenido

Historia del Tongue Drum

Este curioso instrumento musical ha cautivado a miles de personas en todo el mundo durante años desde su creación.

Y no es para menos: los sonidos que emite producen un ambiente envolvente y mágico, además de hacer sentir al que lo escucha muy relajado, tranquilo y cómodo.

Origen del Steel Tongue Drum

Pero… ¿Cuál es su origen? Lo cierto es que, a diferencia del Handpan, el Tongue drum es uno de los instrumentos más antiguos que se conoce actualmente.

Su existencia se remonta hasta hace miles de años, cuando algunas tribus africanas los fabricaban a partir de objetos naturales vacíos, como troncos de árboles, y lograban distintos tonos según la forma y la manera de golpearlos.

Desde entonces, este instrumento ha evolucionado muchísimo hasta convertirse, básicamente, en tambores de lengüeta fabricados con acero de alta calidad.

Normalmente, su superficie se decora y pinta con distintos motivos, lo que evita la corrosión de los materiales y alarga su vida útil considerablemente.

El fabricante también puede realizar ajustes a las lengüetas, realizando cambios en la longitud de los cortes o incluso agregando pesas, para conseguir un resultado único y personal.

Aprender a tocar este instrumento musical no es demasiado complicado, especialmente para aquellas personas que ya tocan otros instrumentos o que tienen cierta predisposición para ello. Por lo general, se suele aprender en poco tiempo, ya que tan solo posee ocho tonos.

Es, por ello, es un tambor excelente para todos aquellas personas que quieran dar un paso hacia el mundo de los instrumentos de percusión, y también suele usarse en las clases de yoga, ya que ayuda a relajar la mente y el cuerpo gracias a sus sonidos relajantes y melodías armónicas.

¿Qué diferencias tienen el Tongue Drum y el Hang Drum?

Existen múltiples diferencias entre entre ambos más allá de su tamaño, atendiendo a distintos factores como:

La percusión: Presenta zonas de percusión recortadas, mientras que el hang drum tiene abolladuras y deformaciones.

Las escalas: Permite una afinación a múltiples escalas, que se pueden cambiar con gran facilidad en tan solo unos segundos. Por el contrario, el hang drum se encuentra afinado en una sola escala que no varía.

El tamaño: Tiene un diámetro de tan solo 30 centímetros, así como 15 centímetros de altura, mientras que el diámetro del hang drum alcanza los 60 centímetros.

El precio: Esta es una de las diferencias más grandes que existen, pues a pesar de que los timbres sean muy parecidos, estos instrumentos se diseñan de manera distinta.

Mientras que el precio de un tongue drum de calidad ronda los 500 euros, el hang drum se afina a golpes de martillo, por lo que su precio puede ascender a los 1.500 e incluso 3.000 euros.

La consistencia: El hang drum es mucho más frágil, debido a los materiales de compuesto ligero con los que ha sido diseñado, y a que sus zonas de percusión se encuentran abolladas.

Un simple golpe podría desafinarlo. En cambio, este pequeño tambor de lengüetas está diseñado de acero y sus áreas de percusión se cortan con láser, esto hace que sea muy difícil desafinarlo.

No te vayas, mira estos nuevos modelos: